martes, 10 de diciembre de 2013

LA BASE FRACTURADA


¿Qué pasa con la educación? ¿Qué son estas reformas que empeoran algo que de por sí ya está mal?
La educación necesita un gran cambio y se esta haciendo sin tener en cuenta a los que más nos afecta, a los estudiantes. Y es que no nos quieren escuchar.
A diario nos enseñan cosas y nos hacen aprenderlas a veces incluso sin comprenderlas para que luego a los dos días se olviden. Dan mucha materia por sobreentendida y al final de curso la gran parte de la clase sale tan ignorante como entró.
No potencian la cultura y el arte, no nos enseñan a desarrollar la creatividad. No nos culturizan, nos obligan a aprender autores de novelas sin haber leído ninguna, o a aprender el título de una obra de Picasso y tal vez no la hayamos visto nunca. No nos enseñan a pensar por nosotros mismos tan solo crean individuos para trabajar como máquinas. No crean ciudadanos cultos y lo más humanos posibles.
A menudo vemos profesores que no les gusta su trabajo, que llegan con cara larga, dan su aburrida asignatura de la forma más fácil posible, preocupándose solo del dinero que les llegará a fin de mes. 
Nos obligan a leer libros cuando los libros son una forma de disfrutar, deberían enseñarnos a querer la literatura.
No ayudan a los niños que más les cuesta ponerse a estudiar y comprender, los dan por casos perdidos y a los más inteligentes no les dan el apoyo suficiente para que desarrollen al máximo su potencial.
Pero mientras tanto los que están ahí arriba siguen sin escucharnos preocupados solo por pelearse con el de al lado y ganar el máximo beneficio a nuestra costa. Siguen recortando en educación y haciendo reformas que no mejorarán nada. Señores, tan solo pedimos que nos hagáis caso, que nos escuchéis porque la educación es la base, y está fracturada.
 * Dato: Siento generalizar porque también es cierto que hay profesores muy buenos, de hecho no me gusta hacerlo, pero esto no es un mensaje a profesores, sino más bien a los de ahí arriba porque lo que está mal es el sistema.

martes, 3 de diciembre de 2013

Su calor

Si el tiempo pasa
y no ves el sol,
y blanquecina tu piel
se muere del deseo
búscalo.
Porque es dolor morir
sin haber sentido su calor.