domingo, 7 de diciembre de 2014

El límite de la tierra

Él estaba convencido de todo en lo que creía y siempre había luchado por defender aquellas creencias.
Un día decidió mostrarle al mundo que tenía razón, y se embarcó a la deriva con el fin de encontrar el límite de la Tierra. Si ésta era plana, tendría que tener un final.
Pasó días enteros en su pequeña barca haciendo frente al frío de la luna y también al fuerte calor del sol, al hambre y a la soledad.
Hasta que uno de esos días, en la inmensa oscuridad de la noche, vio una intensa luz a la que se aproximaba poco a poco.
Había encontrado el final, el límite, pero no era más que el de su propia vida.

Era otro pobre loco que moría defendiendo algo imposible.